verano

Tiempo para activar tu energía y disfrutar

¡Por fin, es verano!

El verano es una de las cuatro estaciones de las zonas templadas. Es la más cálida de ellas. Ocurre entre la primavera y el otoño. El verano se caracteriza porque los días son más largos y las noches más cortas.

Así empieza Wikipedia a definir el verano, y continua detallando cuando es verano en el hemisferio norte y en el hemisferio sur, y más detalles que te animo a que leas: ver información.

Con el verano mejora nuestro estado de ánimo, descansamos mejor y aumenta la desinhibición. Se perciben las cosas con más tolerancia. La sensación de tiempo libre, por las jornadas intensivas, que influyen una barbaridad, crea la ilusión de mayor libertad. Al salir de trabajar aún es de día. Y eso genera un sentimiento de ser dueños de nuestro tiempo” asegura María Jesús Álava Reyes.

Y yo he detectado que hoy ha cambiado mi ánimo, mi cuerpo se ha ido llenando de energía, mi mente emite disfrute, alegría, emoción….¡Ha llegado el verano!.

¿Qué puede ofrecernos?

Si ponemos la atención en nosotros, nos vamos a encontrar con una nueva sensación, nos encontramos en una época donde el tiempo parece que se alarga, a lo que esa sensación se representa como algo real al estar acompañada porque hay más luz, más tiempo es de día, aumentamos en alegría, más motivación, más… te dejo que sigas que también te saldrá alguna cosita que todavía no he dicho.

En total, como hoy me ha dicho una gran amiga: “me siento con más energía, con fuerza y con ganas de vivir a tope” así es el verano para mi.

¡Aprovechemos este momento! ¿Te animas?

verano

Y hoy para aprovechar este espíritu y esta renovación, me ha venido a la cabeza uno de los primeros pasos que pongo en marcha en el Método OPD (Organízate y Planifícate para Disfrutar) se trata de activar la energía, y para ello comienzo por establecer 3 pautas para crear una sintonía con uno mismo y que la energía nos proyecte hacia el disfrute.Y como hoy, especialmente, empezamos una estación propicia, ahí van:

3 Pautas para crear energía

  1. Despertar nuestro cuerpo y nuestra mente

“No hay un órgano donde se deposite la energía vital. Debemos actuar sobre el cuerpo y la mente”.

La mente es más rápida y una vez que sale del sueño, comienza un mecanismo automático que te pone en marcha. Pero, nuestro cuerpo necesita hacer movimientos que nos acompañen en el despertar, ir poco a poco desentumiendo nuestro cuerpo, puedes hacer estiramientos o algún tipo de gimnasia.

  1. Dedicar 10 minutos a escuchar música

La música es una de las herramientas más eficaces para activarnos, activar tanto el cuerpo como la mente. Incluso alienta nuestra productividad como te conté en uno de mis post: “Cómo aumentar tu productividad escuchando música”.
Hoy en día tienes acceso a todo tipo de música, incluso música específica para concentrarte, para mover tu ánimo, e incluso para tener un comienzo pensando en positivo.
Elige la música a tu gusto y después del despertar de tu cuerpo y mente, actívate para dar comienzo al día. Son 10 minutos.

  1. Pon 2 objetivos a tu día

Esta es una de las pautas claves para comenzar con energía, poner el foco en lo que quieres y para poner el foco te recomiendo que cada día lo comiences con 2 objetivos. Un objetivo enmárcalo en tu vida profesional y un segundo objetivo para tu vida personal. Muchas veces nos ponemos objetivos para conseguir sacar adelante nuestra agenda, nuestra tareas, nuestras visitas a clientes y así un sin fin de objetivos propios de nuestro trabajo pero no ponemos objetivos que nos recompensen en nuestra vida personal. De cara a poder complacerte y poder activar tu energía a tope, ponte esos dos objetivos.

Recuerda: son objetivos, no son tareas.

¿Te parece importante activar la energía?
¿Crees que el verano nos motiva?

Laura
hola@lauraechevarrieta.com
No hay comentarios

Déjame un comentario

logo-blanco

Se acabó el “no tengo tiempo”. A partir de ahora verás los resultados de tu día, te acostarás sintiendo que has disfrutado cada hora vivida.

Share This