priorizar

Qué sucede cuando no priorizamos o gestionamos nuestras tareas

priorizar
Seguro que muchas veces has terminado el día sintiendo que no has podido hacer todo lo que querías, te ha faltado tiempo, has dejado tareas inacabadas o incluso estás viendo esa lista que no baja. pues el motivo de ésta falta de tiempo es que no has sabido gestionar las tareas o priorizarlas.

Qué ocurre cuando no priorizamos nuestras tareas

Parto de que lo que vas a leer a continuación, mucho ya lo has vivido, lo sabes y puede que incluso te digas: de esto ya sé mucho, me voy a otra cosa. ¡Error! No dejes que tu hábito continúe y empecemos por saber qué ocurre cuando no priorizamos.

Todas las tareas no tienen la misma importancia, unas son más urgentes, unas necesitan hacerse primero, otras más tarde, otras nos las imponen, tenemos un serial de secuencias que hace que no creemos un sistema de prioridades. Y además, no debemos introducirlas en el mismo saco porque pueden producirse algunas de estas situaciones:

No acabas lo importante: Si no priorizas, es decir, si no te detienes a organizar tu trabajo a señalar lo que vas a hacer en primer lugar, en segundo en tercero…, vas a dejar inacabadas algunas tareas que son prioritarias lo cuál te puede causar un problema.

Tendrás menos tiempo libre: Si empiezas por las tareas menos importantes o más sencillas vas a dejar para el final aquellas que tengas que terminar sí o sí así que al final habrás postergado para el final del día aquellas tareas importantes que tendrás que terminar igualmente, y esto se traduce en más horas de trabajo.

Eres más improductivo: Si no gestionas las tareas podrías llegar a convertirte en una persona improductiva puesto que no sabes cómo optimizar el trabajo.

Serás más infeliz: Si no priorizas puedes odiar tu trabajo, si te pones a trabajar sin gestionar las tareas al final sentirás que únicamente vives para trabajar y acabarás culpando al trabajo cuando con una buena organización y gestión podrías disfrutar mucho más y por consiguiente ser más feliz.

Perderás la motivación: Si decides lanzarte a la piscina sin gestionar y priorizar las tareas puedes perder la motivación con el paso del tiempo.

Para que todo esto no te ocurra es importante saber priorizar cada una de las tareas, saber distinguir entre lo verdaderamente importante, entre lo urgente, entre las tareas a corto plazo, a largo plazo, todo ello te va a ayudar en tu motivación, con tu pasión por el trabajo y lo más importante: ¡disfrutar!.

¿Quieres conocer alguna herramienta para saber priorizar?
Mándame un email: hola@lauraechevarrieta.com y te haré llegar una herramienta que será infalible.

¡Sólo depende de ti manejar tus prioridades!

Laura
hola@lauraechevarrieta.com
No hay comentarios

Déjame un comentario

logo-blanco

Se acabó el “no tengo tiempo”. A partir de ahora verás los resultados de tu día, te acostarás sintiendo que has disfrutado cada hora vivida.

Share This