gestion-del-tiempo

Que curioso que para la mayoría de las cosas no hay tiempo

Te quiero contar una pequeña historia relacionada con el tiempo, que puede que hayas escuchado alguna vez:

“Imagínate que todos los días al despertar te encuentras en tu mesilla un cheque por valor de 1.440 €, sin hacer nada para ganarlos. Según te levantas, lo ves y tan sólo tienes que decidir que hacer con ese dinero. Puedes regalarlo, gastarlos, divertirte con ellos o quemarlos…pero lo que no uses al final del día desaparecerá. Así funciona la vida, la diferencia es que lo que te encuentras cada mañana no son 1.400 €, ¡son 1.400 MINUTOS!”

Y ¿qué ocurre cuando esos 1.440 minutos los consumes?
Pues tan sencillo cómo decir: ¡mañana será otro día!.

El Tiempo es el único poder que tienes tuyo. Es lo que puedes controlar tú. Sabes que hay circunstancias externas que lo pueden alterar, y aún así, sigue estando bajo tu control. Pero…para la mayoría de las cosas no tienes tiempo.

Si te pregunto: ¿sabes si lo inviertes o lo gastas?

La respuesta, no está en qué haces con tus minutos, si no está en los resultados que obtienes haciendo uso de esos minutos. Entonces, es cuando definirás si lo has invertido o lo has gastado.

Por ejemplo:

  • Cuando presentas a un cliente una propuesta de tus servicios, ¿inviertes o gastas tu tiempo?.
  • Cuando empiezas una relación de pareja, ¿inviertes o gastas tu tiempo?.
  • Cuando nos vamos de vacaciones, ¿inviertes o gastas el tiempo?.

En cualquiera de los tres ejemplos, mi respuesta es: yo invierto mi tiempo.

Pero…¿si lo ves desde los resultados obtenidos?:

  • Después de 2 años con tu pareja, se acaba la relación ¿fue una inversión o una pérdida de tiempo?
  • Tu cliente te ha rechazado tu propuesta de servicios, ¿fue una inversión o una pérdida de tiempo?
  • 2 de los 6 días que me ido de vacaciones he estado en cama,¿fue una inversión o una pérdida de tiempo?.

En este caso, mi respuesta es: yo invertí mi tiempo.

Y ahora me dirijo a ti, ¿crees que inviertes o gastas tu tiempo?.

En cada proceso que trabajo con mis clientes, trabajando con mi método en el que les ayudo a conseguir tener una organización que les permita vivir con mayor calidad de vida, me encuentro con dos puntos claves:

  • Lo primero que me encuentro es que no tienen claro qué hacen con su día a día y
  • Lo segundo es que saben a ciencia cierta que no tienen tiempo para lo que quieren hacer.

Curioso, ¿verdad?. Por un lado no tienen claro que hacen con sus minutos, horas y lo que sí que tienen muy presente es que no tienen tiempo.

Y hoy quiero mostrarte la primera fase de mi método, donde ayudo a que mis clientes pongan en marcha 4 pautas para dar un nuevo enfoque a cómo organizar el día a día, planificar su trabajo y disfrutar la calidad de vida que desean.

Primera pauta: MENTALIDAD

Hoy en día tienes una saturación: de información, de cosas que tienes que hacer, de estar pendiente de todo tu alrededor, de ir y venir, de entrar y salir… podríamos entre tú y yo hacer una lista realmente amplia, seguro que si.

En todo este trasiego, te dejas llevar, no le dedicas ni un minuto a preguntarte: ¿para qué estoy haciendo lo que hago?.

Por lo que la primera pauta, es conocer con qué MENTALIDAD estás viviendo tu día a día, el paso del reloj y pautar si es así como quieres vivir o ver qué otras opciones hay para ti.

Segunda pauta: PARA QUÉ

Buscar tus motivos y además, analizarlos, averiguar si vienen de tu motivación personal o vienen del exterior.

Estarás de acuerdo que algunas de las actividades que realizas, vienen de fuera. Ahora no es para catalogarlas, aunque si que en alguna ocasión pensarás que son impuestas y otras son para cerrar temas pendientes que ya no pueden esperar, algo forzado.

Analizar esta pauta, es toda una revelación para realmente sentir que estas invirtiendo tu tiempo en lo que quieres para ti. Dedicar un pequeño espacio de tu día a definir tu Para Qué, liberarás tu agenda, con lo que liberarás tiempo.

Tercera pauta: PLAN DE RUTA

Esta es la tercera pauta que te encamina a tener calidad de vida. Sólo si para ti tener calidad de vida es importante o incluso, lo más importante.

El plan de ruta consiste en poner sobre la mesa, de manera sencilla y simple, ¿qué quieres hacer?, teniendo en cuenta que un factor clave es el tiempo.

Para que establezcas un buen Plan de Ruta, te dejo los 4 pasos para su creación:

  • Definir qué quieres hacer, no divagues, vete al grano.
  • Establecer el tiempo en qué quieres que se cumpla, marcar una fecha.
  • Qué necesitas para llegar a lo que quieres, anota los pasos a dar.
  • Distribuir los pasos que te llevan a conseguir lo que quieres en el tiempo que dispones.

Cuarta pauta: ACCIÓN o HACERLO

En el proceso has encontrado el motivo y a un paso está el hacerlo o no hacerlo. Acción o no acción, ya depende exclusivamente de ti.

Al igual que el tiempo es sólo nuestro, podemos compartirlo, y aún así es nuestro, de igual manera, el dar un paso para conseguir lo que quieres es un paso exclusivo tuyo.

¿Y qué ocurre si no lo hago?, pues tan simple respuesta como: NADA. Todo seguirá igual, que puede ser cómo tu quieres que siga o realmente quieres algo diferente y tener realmente el control de tu tiempo.

Te animo a que pongas en marcha estas 4 pautas, dar comienzo a este fantástico mes de julio, con una nueva mentalidad, detectar tu motivación, crear tu plan de ruta y cómo no, llevarlo a cabo. Es decir poner: ACCIÓN.

Antes de despedirme, me queda una frase que a mi me cambió mi mentalidad, encontré mi para qué, marqué mi plan de ruta y lo lleve a cabo: “Dicen que el tiempo lo cambia todo…no esperes al tiempo”.

Laura
hola@lauraechevarrieta.com
No hay comentarios

Déjame un comentario

logo-blanco

Se acabó el “no tengo tiempo”. A partir de ahora verás los resultados de tu día, te acostarás sintiendo que has disfrutado cada hora vivida.

Share This