mujer emprendedora

¿Estás de vacaciones? – no, soy emprendedora

logomujer emprendedora

Durante ya tres años trabajo por mi cuenta o por cuenta propia, hoy se escucha mucho: soy autónoma, soy emprendedora, soy freelance… y me encuentro en más de una ocasión con una situación que me gustaría contarte, esta es la situación:

Es lunes (día de entre semana), he querido ir a visitar a mis padres, disfrutar de ellos. Estamos en una ciudad pequeña, de esas que todos nos conocemos. Recordemos, es lunes, concretamente la una del mediodía y estoy paseando con ellos por la calle, constantemente, nos paramos a saludar gente, algunos amigos, otros familiares, etc… y en esas paradas, vienen los saludos. Pero, al verme, en mi caso la primera pregunta es: ¿estás de vacaciones? y respondo: “no, es que trabajo por mi cuenta y en esta mañana ya he hecho las tareas que tenía previstas y ahora a disfrutar un poco“. Te puedes imaginar la cara que se les pone en esos momentos, y alguno atrevido me dice: “qué bien eso de trabajar para ti mismo, qué bien se vive“.

Esto me pasa muy a menudo, estar en la calle en día laboral, horario laboral y encontrarme con alguien y la pregunta del millón: ¿estás de vacaciones?. A lo que yo respondo, pero ahora con otra respuesta mucho más adecuada, y es: “trabajo por mi cuenta, soy experta en gestionar el tiempo, con lo que mi objetivo es tener organización, planificar mi día y poder disfrutar de tiempo para mi ocio, y parece que lo consigo” (en este momento me aparece una sonrisa de oreja a oreja y guiño el ojo). Por un lado, es verdad que hay todavía ciertos círculos o personas que no tienen en mente que puedas ser emprendedor, autónomo, freelance, etc. por lo que ver a alguien en un día laboral y en horario laboral por la calle, dando un paseo, de compras o tomando algo, es raro. Pero también tengo que decir que no es fácil conciliar las dos facetas: profesional y personal, y que además mucha gente que está como yo se encuentra con muy poco tiempo para poder hacer todo lo que quiere hacer (en muchos casos sería “tiene que hacer”). ¿Y cómo lo hago? Hay 3 claves que he puesto en marcha, como inicio en día a día y te pueden ayudar en tu gestión del tiempo, alcanzar tu propósito profesional de cada día y poder disfrutar de tu ocio:

  1. Dedicar 10 minutos a organizarte y planificarte: este paso es aconsejable hacerlo al finalizar el día. Es decir, cada día antes de acabar tus tareas o tu día laboral, dedica ese tiempo a organizar lo que tienes para el día siguiente, partiendo por hacer una recopilación de si algo ha quedado pendiente y revisar temas o tareas que hayan surgido para realizar y que ya has anotado durante el día. ¿Qué ganas con esta acción? pues te llevas una ganancia por partida doble:
    • Liberas de tu mente el popurri de cosas que tienes, que has hecho, lo que ha llegado, lo que te da vueltas, etc… el fin es que puedas liberarte y disfrutes del resto del día con aquello que te apetece.
    • Ya tienes la planificación para el día siguiente hecha, para que cuando comience el día con tus tareas anotadas y tus horarios y a empezar el día.
  2. Ponte 2 objetivos cada día: en este caso, te propongo que sea un objetivo profesional y un objetivo personal. Entiendo que ya tienes tus objetivos profesionales, a medio o largo plazo, que seguramente hayas establecido, bien a principio de año o bien ahora en septiembre con el comienzo del curso. En este caso, lo que te propongo que te pongas 1 objetivo profesional al día, que podría ser: “preparar la propuesta de servicios a mi cliente” y 1 objetivo personal al día, que podría ser: “quedar a tomar unas cañas esta tarde”. Cuando tienes un punto de referencia a nivel profesional te ayuda a concentrarte e ir a por ello y si lo acompañas de algo que te apetece hacer y que es importante para ti, mejor que mejor, generas motivación.
  3. Acostumbrarte a decir “NO”, esta es una de las claves más eficaces que te será de gran ayuda principalmente a evitar la pérdida de concentración, mantener tu administración de tu día a día, poner el foco en lo que te has propuesto y quieres  y además con este ejercicio vas a conseguir ganar tiempo, vas a arañar minutos e incluso horas. Ah! y decir NO es más para ti que para el exterior. Cuando te propongan algo que te saque de tu trabajo, que te genere tiempo extra, que no puedas hacerlo, lo primero que resuene en tu mente el NO y si lo que te proponen o de quien te lo pide, no te sientes con fuerzas para decir NO, puedes utilizar el recurso de: “ahora me es imposible, pero deja que me lo apunte y te digo algo en…. (tu marcas el tiempo)”.

Estas 3 claves a mi me han sido de mucha ayuda para poder tener el día que me he planteado, dejo un margen al imprevisto, esto siempre es recomendable (no somos robots) y además, disfruto de tiempo para otras cosas, de tiempo para mi. ¿Te animas? Pon en marcha estas 3 claves es un buen comienzo.

Laura
hola@lauraechevarrieta.com
No hay comentarios

Déjame un comentario

logo-blanco

Se acabó el “no tengo tiempo”. A partir de ahora verás los resultados de tu día, te acostarás sintiendo que has disfrutado cada hora vivida.

Share This